1.3. Primeras actividades económicas.

El tráfico de esclavos indios, la pesca de perlas y una incipiente minería, son las primeras actividades económicas que se desarrollan en el territorio venezolano sometido a la acción colonizadora de los conquistadores europeos. El régimen de esclavitud se realizaba por vía de la pesca de perlas y de la minería, en cuyo desarrollo, y en sus comienzos, la fuerza-trabajo la representaban los indígenas capturados “en justa guerra”, permutados por baratijas o rescatados.

En las primeras décadas del siglo XVI, los colonizadores no lograron explotar oro en las cantidades que anhelaban encontrar en el territorio venezolano; saben que existe por los relatos y las muestras de los indígenas que, culturalmente extraños al mundo mercantilista de los europeos, lo truecan por bagatelas y objetos desprovistos de valor económico especulativo. Sin embargo, si no encontraban oro, estas tierras les brindaban una riqueza natural: los placeres de las perlas localizadas en más de cuatrocientas leguas de las costas que ponen del Cabo de la Vela al golfo de Paria, cuya explotación satisface momentáneamente sus aspiraciones de lucro.

Los colonizadores tuvieron noticias ciertas sobre la riqueza perlífera venezolana en el tercer viaje de Cristóbal Colón, cuando los marinos contemplaron asombrados “una mujer que tenía al cuello una gran cantidad de hilos de aljófar y perlas”. Es así como, las perlas venezolanas se incorporaron al afán crematístico del europeo.



El Estado metropolitano no se detenía ante nada, si no había oro, por lo menos ahí estaban las perlas y se imponían rescatarlas no como pensaba Bartolomé de las Casas, sino a sangre y fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada